POR QUÉ ES IMPORTANTE COMPRAR TRAJES DE BAÑO CON TEJIDOS UPF +50

Seguramente has escuchado hasta la saciedad la importancia de usar crema solar con protección SPF cuando vas a la playa o a la piscina. Pero, ¿qué pasa con la ropa? ¿Te has preguntado alguna vez qué son los tejidos con UPF +50 y si realmente protegen la piel? ¿Cuándo debemos protegernos de los rayos UVA y UVB? Hoy hablamos de la importancia de elegir un bañador y bikini de calidad. ¡Toma nota!

 

Index Leer

Bañadores con tejidos UPF +50: ¿Mito o realidad?


UPF son las siglas de Ultraviolet Protection Factor” (Factor de Protección Ultravioleta). Este distintivo señala aquellas prendas que han sido confeccionadas con un tejido que protege y evita el paso de la radiación ultravioleta a través de él. 

 

Buscar este distintivo a la hora de comprar tu bikini o bañador es imprescindible para proteger la piel cuando pasamos mucho rato expuestos al sol, bien en la playa y la piscina o en una terraza mientras tomamos algo con amigos. Muchas veces se tiende a pensar que por el simple hecho de llevar una prenda que cubra de alguna forma la piel, ya es suficiente para evitar la radiación ultravioleta pero lo cierto es que aun usando tejidos oscuros y de poliéster (que se ha demostrado que evitan en mayor medida el impacto de los rayos ultravioleta) sigue siendo insuficiente para proteger la piel. 

 

Por ello en TRESS confeccionamos todos nuestros bañadores y bikinis con tejidos UPF +50, la mayor capacidad obtenida hasta el momento. Nuestro objetivo es proteger la piel de los rayos ultravioleta en aquellas zonas donde la crema de protección con factor solar no llega, protegiéndola tanto fuera como dentro del agua.

 

¿Cuándo debemos protegernos del sol?


Alguna vez habrás oído la frase de “yo no suelo echarme crema solar” o “yo solo utilizo crema solar cuando voy a la playa”. Por lo general tendemos a pensar que estamos más expuestos a la radiación ultravioleta solo cuando nosotros nos exponemos a ella: Bien cuando practicamos deporte al aire libre, cuando vamos a la playa o nos bañamos en la piscina. Pero lo cierto es que esos no son los únicos momentos donde deberíamos protegernos.

 

Existen ciertas situaciones en nuestro día a día que ponen a prueba nuestra piel. Tomar algo en una terraza, pasear sobre el asfalto de la ciudad, ir de compras, ir andando al trabajo o cualquier otra actividad que suponga exponernos al sol, puede provocar daños si no estamos debidamente preparados. Por ello es imprescindible usar tejidos con UPF +50 y crema solar a diario. 

 

Aunque las manchas de la piel suelen ser las cosas que más preocupan, a veces no tenemos en cuenta que la piel tiene memoria y que todas aquellas veces que nos hemos quemado al estar expuestos al sol, han hecho mella en nuestra piel. Nuestro cuerpo de alguna forma “almacena” toda esa información y la devuelve en forma de manchas, quemaduras solares, arrugas prematuras y lunares.  Eso no quiere decir que evitemos tomar el sol, pero sí que aprendamos a proteger nuestra piel de los rayos solares llamados UVA y UVB.