Moda de baño: ¿Cuál ha sido la evolución de los bañadores y bikinis? 1

Moda de baño: ¿Cuál ha sido la evolución de los bañadores y bikinis?

¿Alguna vez te has preguntado cómo ha sido la evolución de los bañadores y bikinis con el paso del tiempo? Hoy en día puedes encontrar braguitas tipo brasileña, tanga, de cintura alta, con lazo, culotte… pero hace 70 años era inviable que pudiésemos elegir entre tanta oferta (y que pudiésemos enseñar lo que nos diese la gana).

Muchas mujeres y diseñadores provocaron auténticas revoluciones para reivindicar nuevos cánones, patrones y distintas formas de sentirse a gusto consigo mismas, historias que bien merece la pena recopilar. Por eso hoy hacemos un pequeño repaso a cómo han evolucionado y en especial, qué modelos marcaron la diferencia. ¡No te lo pierdas!

Index Leer

En 1860 surgió la primera prenda considerada para “baño”. Sin embargo, era totalmente diferente a lo que ahora podemos encontrar en cualquier tienda. Las mujeres llevaban medias, pantalones hasta las rodillas y una especie de vestido de manga corta encima para evitar que se les marcaran las curvas. Además, no estaba bien visto nadar, por lo que se sumergían en el agua para refrescarse y salir rápido. En muchos casos, en especial las clases más adineradas, hasta llegaban a plena orilla con unos carros para evitar la mirada de “los hombres”.  


En 1920 las mujeres decidieron dejar atrás las medias y los pantalones, buscando trajes de baño más ajustados para que no fuese tan incómodo bañarse. Aquí es cuando comienzan a acortarse los trajes de baño, recortando el largo de los pantalones hasta medio muslo y ciñéndolos a la cintura y escote. Sin embargo, el tejido seguía siendo muy pesado ya que muchos bañadores se hacían con lana. También se experimentó con punto, muselina, punto de media y nylon.


En este aspecto, el papel de la diseñadora Coco Chanel fue fundamental. Ella promovió “el moreno” como un hobby. Hasta ahora el moreno se relacionaba a la clase obrera y trabajadora, ya que ellos eran los que trabajaban bajo el sol. En este momento es cuando las clases más adineradas de la sociedad, seguidas por Coco Chanel, comienzan a tomar el sol y a verlo como algo estético. De ahí a que surgieran trajes de baño más cortos.

En 1940 es cuando Hollywood y su época dorada influye de forma radical en la moda de baño. Las actrices y las artistas pin up comienzan a reivindicar modelos más atrevidos y comienzan a dejarse ver, a hacer sesiones de fotos en las playas, con modelos más cortos todavía, escotados e incluso encorsetados. El único “pero” fue que no se preocuparon en crear tejidos que fueran resistentes o que aguantasen bajo el agua. Premiaron modelos que resaltaran las curvas de la mujer y que fueran acorde a la estética de la época.

moda de baño

Marilyn Monroe y Ava Gardner: Cuando Hollywood promovió la moda de baño


Diez años después, en 1950, el Gobierno de Estados Unidos favoreció modelos más cortos ante la escasez de tela que sufría el país. En este aspecto, el diseñador italiano Louis Réard creó tendencia. De hecho, podríamos considerarlo como “el padre del Bikini”. 


Creó un modelo que dejaba parte del cuerpo al descubierto siendo muy atrevido para la época. Las chicas con mentalidad más tradicional, lo veían como una auténtica provocación y no terminaban de sentirse agusto con ese tipo de modelos. La opinión comenzó a cambiar cuando la bailarina Micheline Bernardini fue contratada para lucirlo en París.  Lo vendieron como “el bañador que cabe en una pequeña caja”. Y creó tendencia.

Pero pese a haber conseguido su objetivo, el gobierno americano creó un código para determinar “qué se podía enseñar y qué no” en pantalla mediante el Código Hays. Entre otras cosas, este código de vestimenta prohibía que se mostrase el ombligo. Algunas de las actrices que salieron dando a conocer estos modelos fueron Marilyn Monroe o Ava Gardner.

 

Los tejidos se hicieron más ligeros y se empezó a popularizar el bañador en dos piezas, algo que favoreció nuevos diseños que marcarían tendencia en los años posteriores. Como dato curioso: El Vaticano etiquetó este bañador de dos piezas como algo “pecaminoso” y lo prohibió a sus fieles.

El bañador y el destape

 

En 1960 diseñadores de la talla de Rudi Gernreich promovieron el destape. Crearon modelos mucho más atrevidos que dejaban partes del cuerpo totalmente al descubierto, como el famoso monokini.

Aunque no se popularizó entre el público, y sólo se atrevieron a llevarlos unas pocas modelos, este destape favoreció que se hicieran otro tipo de bañadores y bikinis acordes a la época. En este momento, nació el famoso trikini y se popularizó el uso de la lycra como tejido para conseguir bañadores más ligeros y resistentes al agua.

Rudi Gernreich monokini

Pero si tenemos que hablar de una década que de verdad rompió los moldes, esa fue la de los años 70. Se popularizó el topless en la mayoría de los países desarrollados y el cuerpo femenino dejó de ser un tabú para exponerse al antojo de cada mujer. En este momento, además, se hicieron muy populares los escotes en V. 

 

A partir de los 70 los bikinis evolucionaron. Aparecieron nuevos corte y también nuevos tejidos, como el Oeko tex que usamos en nuestros propios diseños. Quién sabe, quizá dentro de 10 años debamos reescribir este artículo y contaros qué nuevas tecnologías hemos implementado en nuestros bikinis y bañadores.