5 clásicos del cine para combatir el frío

Texto por Gema Terol

para TRESS 

Vivimos tiempos de incertidumbre en los que agradecemos que nos pongan las cosas fáciles. Sentarnos en el sofá para dedicar más tiempo a seleccionar qué ver en lugar de disfrutar de nuestra elección, se ha convertido en un habitual de nuestras veladas caseras. Por suerte, siempre podremos recurrir a los clásicos para comprobar, una vez más, que el tiempo no pasa por ellos. 

 

En el cine, como en la moda, los iconos sobreviven al paso de los años sin perder un ápice de su frescura. Volver a visionar una de esas películas que en su día se convirtió en un must de nuestra filmoteca puede equipararse a rescatar del armario esa prenda que siempre ha estado a la altura de las circunstancias. Y es que los clásicos, nunca fallan. 

 

En TRESS somos fieles defensores de las siluetas clásicas, las mismas que protagonizan nuestra ropa de baño. Diseños que de forma inconsciente encontramos camuflados en algunas de nuestras películas favoritas. Si eres de los que duda a la hora de sumergirse bajo la manta frente a la pantalla, te invitamos a combatir el frío con uno de estos cinco clásicos del cine.

 

Index Leer

Flashdance (1983)

 

Soñar con dejar un trabajo rutinario para convertirte en una auténtica bailarina profesional, siempre es más fácil si el estilismo acompaña y en el caso de Alex Owens, la protagonista de esta historia, no cabe duda de ello. La audición de la que depende su futuro está más que superada en el momento en el que irrumpe en la sala enfundada en un increíble body negro que no puede evitar recordarnos a su homólogo en blanco, nuestro Lovelace.

 

Perfect (1985)

 

Hace unos años volvió a popularizarse un clip de esta película en el que una inagotable Jamie Lee Curtis aparecía dirigiendo una clase de aeróbic entre cuyos asistentes movía con destreza las caderas, ni más ni menos, que un muy aplicado John Travolta.

Aunque desearíamos tener a nuestro alcance cada una de las prendas que Curtis luce como instructora de aeróbic, nuestro outfit favorito está relacionado con una de las sesiones promocionales de la película. Si te apetece hacer una regresión a los 80, te echamos una mano con nuestro bikini White Moon

 

Dirty Dancing (1988)

Nada como trasladarse mentalmente al resort Kellerman para evitar encender la calefacción. La fantástica ubicación que fue testigo del romance entre Baby y Johnny Castle, también se convirtió en el escenario de algunos de los grandes hits de la moda que quedarían para siempre grabados en nuestra memoria. Sin quitar mérito a la falda de tul blanco con la que debutan como pareja de baile, nos quedamos con los looks más casuales de Baby. Estamos seguros de que le hubiera encantado lucir nuestro bañador Purple lips con sus bermudas vaqueras.  

Clueless (1995)

 

Basada en una novela de Jane Austen, esta película sufrió algunas trabas por dar demasiado protagonismo a las mujeres. Por suerte se convirtió en una obra de culto y el innovador sistema con el que Cher elegía su ropa cada mañana continúa poniéndonos los dientes largos a día de hoy. ¿Con cuántos outfits hubieran hecho match nuestros bolsos The Swimmer

 

Chicas Malas (2004)

 

Si hay un icono para definir a la mala malísima del instituto, esa es Regina George. Una perversa líder que no duda en arrastrar a sus secuaces en cualquiera de sus ocurrencias. Desde prohibirles hacerse una coleta más de un día a la semana hasta obligarles a vestir de rosa los miércoles. Tranquila Cady, con nuestro bikini reversible Blue Moon, la combinación rojo/rosa acude a tu rescate. 

 

No podemos dejar de ver inspiración TRESS por todos lados, ¡larga vida a los clásicos!